Mujeres ocupan dos cargos titulares y dos suplentes, entre 11 escaños


EN LA CORPORACIÓN MUNICIPAL DE ANTIGUA
Ernesto Sitamul        

Cuatro mujeres integran la próxima corporación municipal de Antigua Guatemala, conformada por ocho miembros titulares y tres suplentes. El jueves 29 de agosto, la Junta Electoral Departamental de Sacatepéquez, acreditó a Carmen Beatriz Vásquez Hernández, como concejal titular segundo, y Elisa María Cabrera Alvarado, como síndico titular primero, ambas postuladas por el partido Todos. Como concejal suplente segundo recibió su credencial Gladiz Palencia Morales de Oliva, y como síndico suplente Karen Licel Cisneros Figueroa, las dos postuladas por el comité cívico Cambio.

En las elecciones del 16 de junio pasado, hubo 44 candidatas en 20 planillas para la corporación edil de Antigua Guatemala; sin embargo, ese número no se refleja en la cantidad de escaños ganados por las mujeres, en parte, por la posición que ocupaban dentro de las planillas en contienda. En estos comicios hubo tres planillas integradas exclusivamente por hombres.
FOTO Miguel López; de izq a der, Licel, Gladiz, Carmen y Elisa.
Al comparar datos sobre la participación y cargos obtenidos por las mujeres en las elecciones de 2019, se registra un incremento de 13 candidatas con respecto a los comicios de 2015, cuando hubo 31 mujeres. El resultado reciente también es positivo, porque ahora las mujeres ganaron cuatro puestos más contra dos en los comicios de hace cuatro años[1].
Para los movimientos de mujeres y para las mujeres que se han involucrado en la política es importante reflexionar sobre los retos de ir mejorando la calidad de la participación para aspirar a cargos públicos y fundamentalmente a que el crecimiento en el número de candidatas se convierta en una tendencia irreversible para fortalecer el proceso democrático, con base en mayor inclusión y equidad de género.
La Dirección Municipal de la Mujer
A manera de sugerencia, las cuatro mujeres que formarán parte del gobierno municipal de Antigua Guatemala deben interesarse en el buen funcionamiento de la Dirección Municipal de la Mujer, entre otras grandes responsabilidades. En el caso de la DMM se debe revisar su estructura, políticas, proyectos y recursos financieros, dándole su lugar en el proceso de planificación del desarrollo local.
Esta dependencia no debe ignorar entre sus actividades y gastos la formación y capacitación política de las mujeres del municipio, tanto en lo individual como en forma organizada, recordando que el acceso de las mujeres al poder político es una de las demandas más sentidas de las organizaciones de sociedad civil del sector femenino.
Las mujeres que ocupan los cargos de concejal segundo y síndico primero, así como las suplentes pueden crear un mecanismo que sirva al debate interno de la corporación para discutir y aprobar los recursos presupuestarios que garanticen la formación política del sector de mujeres, tal como lo manda el Código Municipal.
El paso de ustedes por el gobierno local está llamado a hacer la diferencia en el ejercicio del poder político y, seguramente, habrá aliados entre los demás concejales y síndicos para que en conjunto se fortalezca el desarrollo del municipio.
Aldea San Mateo Milpas Altas, 3 de septiembre de 2019.


[1] Sobre estadísticas de mujeres en la política local puede consultar mi obra MUJERES, la desigualdad en números (2018), disponible en librería METÁFORA de Antigua Guatemala, o adquirir por medio del WhatsApp 5907-5741.

Te puede interesar

Lotería electoral