Participación en tiempos del coronavirus


Crónicas de encierro.

Impacto de la crisis por el coronavirus en la participación ciudadana
Ernesto Sitamul

La crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia del nuevo coronavirus Covid-19 tiene consecuencias globales y comunitarias. No hay actividad humana, individual u organizada que no esté siendo afectada, a distinta escala. Por consiguiente, los procesos de participación ciudadana y de las organizaciones de sociedad civil y comunitarias (consejos comunitarios, por ejemplo), podrían experimentar retrocesos, o bien reactivarse con fuerza, dependiendo de la forma como el Gobierno de la República maneje la atención a la población económicamente más necesitada por la emergencia pandémica.

Esta crónica de encierro se fundamenta en las respuestas que cuatro dirigentes sociales ofrecieron a cinco preguntas sobre: i) su vida cotidiana en tiempos de coronavirus, ii) frecuencia de comunicación con otros dirigentes y los temas que abordan, iii) los efectos inmediatos de la crisis, iv) sistemas de consejos de desarrollo y gobernabilidad de la crisis, v) la situación post pandemia.


¿Quiénes respondieron al cuestionario? Licda. Lizeth Quiñónez Romero, dirigente a la Comisión Ciudadana de Transparencia y Probidad de Sacatepéquez (CCTyPS); Ramiro Pérez, directivo de la Agrupación de la Sociedad Civil de Sacatepéquez (Asocis) y miembro del Consejo Consultivo[1], Miguel Ángel Sitamul, Presidente de la Asociación de Vecinos de Jocotenango (AVJ) y Representante suplente del subsector  ONG[2] en el  Consejo Departamental de Desarrollo (Codede), y Hugo Martínez Torres, Coordinador de la CCTyPS) y Secretario de la Red Nacional de Comisiones y Colectivos por la Transparencia y Probidad[3].

1. ¿Cómo es el día a día de un líder o lideresa social, en confinamiento?
Es natural que las respuestas sean distintas, y también hay ciertos grados de aproximación, en tanto se trata de dirigentes sociales vinculados, en más o menos, a temáticas comunes, como auditoría social, transparencia, rendición de cuentas, acceso a la información pública y probidad.
La nueva rutina cotidiana está marcada por el encierro y el distanciamiento social, como medidas para evitar el contagio y la propagación del Covid-19. Por ello, ahora vivimos “una rutina diferente, fuera de lo normal, a la cual debemos adaptarnos”, afirma Lizeth; mientras que Miguel Ángel,  lee las noticias diarias, por medios digitales; esos canales también le permiten estar en comunicación con dirigentes sociales. Además, durante el día alterna con el trabajo sartorial. Para Ramiro, el confinamiento lo ha desinhibido del trajín cotidiano; por su parte, Hugo, ha aprovechado el encierro para hacer tareas de la casa, sin olvidar su actualización de los temas que le apasionan, revisando portales especializados. También sale de casa, solo para adquirir productos de la canasta básica.
2. ¿Cuánto se comunica usted con los directivos de su organización y sobre qué temas ha hablado?
El confinamiento y el distanciamiento social obligatorios –necesariamente- están cambiando el canal de las relaciones interpersonales, durante la pandemia (y a saber por cuánto tiempo más), convirtiendo la telefonía, las redes sociales y el internet en recursos vitales para estar comunicados. No concibo, no me imagino un dirigente social, aislado por completo. Aunque debo comprender que puede haber casos en los que la satisfacción de las necesidades básicas releguen las relaciones intra organizacionales y el abordaje de los temas que incumben a la ciudadanía activa y la sociedad civil organizada.

En el caso de Miguel Ángel, se comunica con frecuencia con los directivos de la Asociación de Vecinos y actores de la sociedad civil, especialmente de los subsectores representados en el Codede Sacatepéquez. Incluso, a pesar de la crisis pandémica, ha hecho gestiones de información pública en la comuna de Jocotenango[4]. También ha ocupado su atención el nombramiento de gobernador de Sacatepéquez[5] y las noticias de sobrevaloración en algunas compras realizadas por comunas. Por su lado, Lizeth me cuenta que ocupa su atención en problemas de la realidad nacional, que se abordan en la organización a la que pertenece.

A consideración de Ramiro, el toque de queda, establecido bajo la Ley de Orden Público, por la pandemia, “Nos paralizó. No podemos realizar nuestras actividades culturales, de concientización ciudadana y denuncia de actividades ilícitas que afecten a la población”. Agrega que la actividad del "Consejo Consultivo municipal" también está varada por la misma situación. Mientras tanto, Hugo, se vale del WhatsApp para mantener comunicación activa con la Comisión de Transparencia y Probidad de Sacatepéquez y la Asociación IXIM. También usa el Skype en actividades desarrolladas por la Red Nacional (identificada arriba), abordando especialmente temas de transparencia y la situación actual del municipio y del país, derivada de la pandemia del coronavirus.
3. El activismo de la sociedad civil organizada ha sido afectado por la pandemia ¿Qué acciones estima que se pueden seguir realizando en beneficio de la ciudadanía?
A pesar de la crisis, Miguel Ángel me cuenta que ha sostenido conversaciones  vía digital con delegados de los ministerios de Agricultura, Desarrollo Social, Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional y de Salud, en Antigua Guatemala, en torno de los programas sociales y la ayuda por el coronavirus a los ciudadanos y familias más necesitadas. Para Lizeth, mientras duren las actuales restricciones “Solo nos queda manifestarnos por las redes sociales”. Y, Hugo aprovecha este tiempo para reflexionar y analizar lo que ya venía haciendo, así como para mejorar sus habilidades en el manejo de recursos informáticos y tecnológicos, vinculados a sus actividades.
4) ¿Cuáles serían sus argumentos si usted considera que el gobierno central debía haber utilizado el sistema de consejos de desarrollo (Cocodes y Comude) para darle dirección y gobernabilidad a los programas sociales, en apoyo a los más necesitados?
“Yo soy creyente del sistema de consejos de desarrollo”, afirma Miguel Ángel, pero es lamentable que los decretos del Congreso, por la emergencia del coronavirus, no hayan incluido este sistema para diseñar el padrón de beneficiarios. No obstante, reconoce que existen debilidades en los consejos comunitarios y municipales de desarrollo. Además, muchas comunidades no cuentan con Cocode, debido a la falta de interés de los vecinos o residentes, y menciona el caso de Jocotenango, donde identifica “32 comunidades, pero solo siete tienen Cocode con representación en el Consejo Municipal de Desarrollo”.

Por su parte, Ramiro opina: “Definitivamente hubiera sido una mejor idea para la canalización  y control (utilizar el Siscode), para llenar el cometido”. No obstante, hace la advertencia de que por experiencias vividas tendemos a “seguir pensando no bien de muchos funcionarios públicos y desconfiando hasta de nuestra sombra, pero con un buen control y buena supervisión, (no importa) quien lleve a cabo el trabajo,  es lo de menos, ya que...EN TODOS LADOS SE CUECEN HABAS”. Para Hugo, “este gobierno, sin lugar a dudas, tiene una clara tendencia al autoritarismo”, pero estimo que en la mayoría de los casos se valdrá de los gobiernos locales (municipalidad), para atender a la población más necesitada.
5) Después de la pandemia ¿qué consecuencias tendrá en la participación ciudadana, desde las organizaciones de la sociedad civil?
Desde mi percepción, expresa Hugo, la pandemia puede tener un efecto desmotivador en la participación ciudadana. También podría generar un efecto contrario, dependiendo de la forma en que el gobierno atienda las demandas económicas y sociales de la población más vulnerable.  “En la medida que éstas no sean atendidas oportuna y satisfactoriamente, habrá mayor participación ciudadana”, aunque se lamenta que  en el centro de esas demandas (necesidades básicas), no necesariamente estarán los temas de transparencia y probidad.

(Ante el posible desinterés de participación después de la pandemia) Miguel Ángel se expresa resuelto a seguir impulsando el involucramiento de los ciudadanos en asuntos de interés público, como la fiscalización de la administración pública. Para Ramiro, la participación ciudadana, después de la crisis, puede ser favorecida, porque en su percepción, dice, “muchas cosas cambiarán para mejorar, pues en algunos temas empezaremos de cero; esto será una ventaja para las organizaciones de sociedad civil”.
Antigua Guatemala, 10 de mayo de 2020.
Imágenes tomadas de google

[1] Figura legal establecida en el Reglamento del Plan de Ordenamiento Territorial (R-POT) de Antigua Guatemala, 2008.
[2] Según Acta No. 06-2018, de fecha 18 de octubre de 2018, de la asamblea del subsector de ONGs, donde se elige representantes titular y suplente por un período de dos años, que vencen el 17 de octubre de 2020.
[3] Esta red está integrada por organizaciones de nueve departamentos, y fue lanzada en acto público, el 20 de enero de 2020, en el Hotel Pan American, ciudad Guatemala. Encontrado en: https://www.pdh.org.gt/pdh-participa-en-lanzamiento-de-la-red-nacional-de-comisiones-y-colectivos-ciudadanos-por-la-transparencia-y-probidad-2/
[4] El Decreto 12-2020 del Congreso de la República, Art. 19 suspendió los plazos administrativos; sin embargo, en su segundo párrafo establece algunas excepciones, entre ellas, el plazo de derecho de acceso a la información pública, contenido en el Decreto 57-2008, también del Congreso.
[5] El lunes 4 de mayo tomó posesión del cargo, Mynor Ariel López, 2 veces alcalde de San Antonio Aguas Calientes. Sustituye a Andrea Gaytán Vielman.

Entradas populares