IX.- Equidad de Genero 06.10.2018



Equidad de género: la lucha de las mujeres continua
El sábado 6 de octubre de 2018 se realizó en las instalaciones del Palacio de los Capitanes Generales de Antigua Guatemala, la novena sesión del diplomado de Asociación IXIM “Normas Electorales y Participación Ciudadana”, con el tema Equidad de Género (*), a cargo de la Coordindora de la Asociación Alas de Mariposas, Linsleyd Tillit.

La realidad de la participación política de las mujeres se identifica en tiempos recientes por dos aristas: culturales y legales. Por un lado, el número de mujeres rebasó al de hombres en el padrón electoral de 2011. Por el otro, al comparar los datos del padrón con la presencia de mujeres en cargos de diputados y alcaldías es marcadamente desproporcionada.

En el Congreso
En la actualidad, hay 30 diputadas, aunque en las elecciones de 2015 solo fueron electas 20. El cambio se ha dado por medio de la depuración, vía judicial, debido a que varios diputados han tenido que ser relevados por acusaciones de corrupción, formuladas por el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala. La expositora mencionó que los partidos cuando postulan mujeres les asignan casillas sin posibilidades de ganar, porque las mejores posiciones están reservadas para los hombres. La Constitución de la República establece que hombres y mujeres son iguales en derechos. Sin embargo, las mujeres no tienen las mismas oportunidades.

Diputados indígenas.
Desde la perspectiva indígena, en la actual legislatura solo hay 10 diputados indígenas (ocho hombres y dos mujeres) de un total de 158 diputados. A propósito del número de escaños en el parlamento guatemalteco, a partir de las elecciones de 2019, serán electos dos diputados, para llegar a 160, como número fijo, establecido en las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos en 2016.

10 alcaldesas en 340 municipios.
En el caso de las alcaldías, solo diez mujeres ganaron ese escaño en las elecciones de 2015 (tres años después, hay una menos, por la renuncia de Blanca Alfaro, en Masagua Escuintla). A nivel de candidaturas para corporaciones municipales, en los comicios de 2015, en los 16 municipios de Sacatepéquez, hubo 175 candidatas, pero solo 12 ganaron un escaño. Es obvia la desproporción de candidatos entre hombres y mujeres.

Cuotas e igualdad

Las reformas legales, orientadas a mayor equidad de género, tienen un referente importante en la primera propuesta de acción afirmativa, elaborada por la Oficina Nacional de la Mujer (ONAM), en 1992. Seis años después se vislumbraba una ilusión reformadora con la propuesta creada por la Comisión Específica de Asuntos Electorales del Congreso de la República, pero no pasó nada positivo.

El recorrido de esta lucha ha ido desde el planteamiento de un régimen de cuotas a uno de igualdad y alternabilidad. Cuando se planteaba cuota de 30% de mujeres, la relación era de dos a uno, es decir, dos hombres por una mujer. En esa ocasión, parecía posible alcanzar cuotas, pero los diputados y diputadas a favor no lograron convencer a la mayoría en el pleno. No obstante, existía un aparente acuerdo al interior de la Comisión de Asuntos Electorales (CAE), al haber emitido dictamen favorable a la iniciativa de ley.

Con este comportamiento congresil era previsible que el régimen de igualdad y alternabilidad recibiera un revés. Se repitió la historia. La CAE emitió dictamen favorable; los diputados aprobaron en tres debates la iniciativa, para luego enviarla a la Corte de Constitucionalidad para que emitiera su dictamen, el cual resultó favorable en 2015, pero el pleno de los diputados no aprobó la propuesta de las mujeres y organizaciones de la sociedad civil.

Educación no sexista
En la segunda parte de la novena sesión del diplomado, se realizó un taller de reflexión entre los participantes para considerar estrategias que permitan avanzar hacia un sistema político y electoral más democrático, incluyente y justo.

En términos generales, hubo coincidencia en las conclusiones de los tres grupos de que se debe trabajar y promover cambios culturales y educativos, desde el hogar, y darle continuidad en el sistema escolar.

Otra conclusión es que la lucha por la igualdad no es exclusiva de las mujeres y sus organizaciones, sino que debe ser de la sociedad en su conjunto. Incluso, un grupo, proclamó que los hombres pueden autodefinirse feministas, cuando se identifican con la lucha de las mujeres, son solidarios, son aliados, porque al final de cuentas, hombres y mujeres, son fundamentales para alcanzar el desarrollo integral de la sociedad.
Antigua Guatemala, 8 de octubre de 2018.
(*) Texto libre, novena sesión.



Comentarios

Te puede interesar

Contáctanos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *