Salud y comunas incumplen leyes

Graves amenazas por contaminación
El Instituto de Fomento Municipal (Infom) acordó dejar un plazo generoso de nueve meses a las 334 comunas, para que le informen “sobre los procedimientos que aplican para el tratamiento de aguas residuales” (Siglo 21, 24-05-2013).
La situación es calamitosa, si tomamos en consideración la declaración del Director del Insivumeh, Edy Sánchez, quien afirma que todas las comunas han incumplido las normas correspondientes. “Algunas han instalado plantas de tratamiento, pero no les dan mantenimiento o están colapsadas. En apariencia, tienen una, pero no funciona”. De acuerdo con los códigos de salud y municipal, son instituciones responsables de este problema el Ministerio del ramo y las municipalidades, de cuya función pública ahora se deriva una grave amenaza a la salud de los habitantes, al filtrarse aguas negras con agua para el consumo humano. El gerente del Infom, German Velásquez, confirma esta vulnerabilidad cuando declara que “Hay municipalidades que tienen instalada una planta de tratamiento, pero el tiempo de vida útil del aparto ha concluido o está en desuso, y en algunos casos no se dan abasto”.
Ante esta avalancha contaminante –ignorada intencionalmente por municipalidades y otras instituciones-, el gerente del Infom indica que en mayo del próximo año, todas las comunas deberán contar con una planta de tratamiento, según Acuerdo Gubernativo 236-2006[1]. Esto significa que no serán autorizados nuevos proyectos de drenaje sanitario en pueblos y colonias populares o públicas, si el municipio no cuenta con planta de tratamiento. Las normas sanitarias contenidas en el Código de Salud, Decreto 90-97 del Congreso de la República, datan de hace 16 años, tiempo en que los funcionarios responsables de aplicar esta normativa han incumplido sus deberes.
La falta de plantas de tratamiento de aguas negras en cada municipio está generando contaminación del medio ambiente, así como un riesgo adicional para el recurso hídrico situado en el manto freático, el cual ya se utiliza en la mayoría de municipios, en parte debido a la demanda creciente, así como por el agotamiento de fuentes primarias. La amenaza a las aguas subterráneas es consecuencia de que “en algunos condominios se utilizan plantas para infiltración de agua (…) lo cual resulta peligroso, sentenció el Director del Insivumeh.
A mediados de 2015, las plantas de tratamiento de aguas negras funcionarán de acuerdo con el número de viviendas de cada municipio, lo cual demanda una efectiva coordinación entre el Ministerio de Salud Pública y las municipalidades. Las organizaciones de la sociedad civil y los consejos comunitarios de desarrollo también están llamados a cumplir sus atribuciones en esta materia.
En este contexto se inscribe un problema que afronta la Municipalidad de Jocotenango. El Consejo Departamental de Desarrollo de Sacatepéquez (Codede) tiene detenido el trámite del proyecto de drenaje sanitario y drenaje pluvial (dos tuberías) de la calle real de la zona 2, debido a que previo a su construcción el municipio debe contar con planta de tratamiento de aguas negras, lo que no es posible resolver de inmediato. Los ex alcaldes Javier Fuentes (2004-2008) y Oscar Farrington (2008-2012) construyeron una en cada período, pero no funcionan.
Y sin planta de tratamiento, Jocotenango envía sus aguas negras directamente al río Guacalate.
 26 de mayo de 2013.

[1] Reglamento de las descargas y reúso de aguas residuales. Son aguas residuales de tipo ordinario aquellas generadas por actividades domésticas, tales como uso en servicios sanitarios, pilas, lavamanos,  lavatrastos, lavado de ropa, así como la mezcla de las mismas, que se conduzcan a través de alcantarillado (art. 4).  El autor de este artículo usa el término “aguas negras”.

Notas de interés