Sobre la transición política entre gobierno saliente y entrante


Los alcaldes toman posesión a ciegas
Ernesto Sitamul

Después de los resultados electorales se habla de la transición que debe haber entre el gobierno saliente y el gobierno entrante, para que el primero informe al segundo sobre el estado de los negocios públicos y que el conocimiento documentado y fiable de la información permita a las autoridades entrantes tomar las decisiones pertinentes.

A este respecto, la consultora de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), Celia Luna Aguilera, explica en la red social de Twitter que “la transición política se refiere a un período de tiempo que transcurre entre el término de un gobierno y la toma de posesión del gobierno electo”. Por cierto, como consecuencia de la reforma electoral de 2016, ahora el gobierno nacional dispone de poco más de cuatro meses para el proceso de transición, mientras que los gobiernos municipales tienen algo más de seis meses.
 
Foto Palacio Municipal de Antigua, tomada de Google
La transición política en Guatemala se vuelve dificultosa, porque de acuerdo con la opinión de Luna Aguilera, no hay institucionalización de este proceso, pues su realización depende de la voluntad del gobierno saliente; tampoco hay normativa alguna que lo obligue y, como consecuencia, no hay procesos estandarizados para llevar a cabo el proceso de transición.
Esa situación es aún más caótica en los gobiernos municipales. En 2016, supe de alcaldes que se reunieron con la corporación electa hasta el día de la toma de posesión. También hubo casos en que solo se reunieron a puerta cerrada los alcaldes, entrante y saliente, lo cual se presta a sospechas y rumores sobre posibles arreglos, con fines inconfesados. En estos casos, se pone de manifiesto el poder de cacique que tienen los alcaldes, pasando por encima de la autoridad que corresponde al pleno de concejales y síndicos. Por lo tanto, los alcaldes nuevos, recién electos, están condenados a tomar posesión de ciegas, el próximo 15 de enero.
La consultora de Asíes afirma que un proceso de transición política garantiza la calidad de la información que el gobierno entrante recibe, lo que le permitirá darle continuidad a las políticas públicas y programas, a la vez que reduce el tiempo que le llevará tomar decisiones importantes.
Informe de gobierno municipal
Si un día se hace obligatoria la transición política, debe extenderse a la esfera de los gobiernos municipales. Asimismo, se debe incluir en ese proceso, el informe de los alcaldes municipales, siguiendo el patrón establecido en el Artículo 135 del Código Municipal.
La normativa que regule la transición también debe definir un modelo estandarizado del informe mencionado en el párrafo anterior, para evitar la discrecionalidad de los jefes ediles en cuanto a su contenido y precisión, al tiempo las autoridades entrantes podrán verificar la certeza y consistencia de los informes recibidos con lo que publiquen los alcaldes salientes.
Jocotenango, 18 de agosto de 2019.



Te puede interesar

Lotería electoral