Corrupción enquistada en sector público

Gobierno de OPM reprobado en transparencia
En la víspera de cumplirse el tercer año del gobierno de Otto Pérez Molina, éste reconoció que definitivamente no podrá cumplir en todo su mandato la promesa de transparencia en el sector público, como lo ofreció en campaña electoral.
En una entrevista publicada por el matutino Prensa Libre (08-01-2015), OPM se autocalificó de 5 a 6 puntos sobre 10.
Mientras tanto el Programa de Opinión Pública de la Universidad Rafael Landívar le asignó una puntuación de 4 sobre 10.
Transparencia Internacional
El ranking de 2014 sobre Índice de Percepción de la Corrupción elaborado por la organización Transparencia Internacional situó a Guatemala en el puesto 115, y recibió una calificación de 32 puntos sobre un total de cien, un punto menos de lo que había obtenido cuando Pérez Molina entró en el Gobierno (Ver elPeriódico 10-01-2015).
Secretaría ilegal
La tarea de promover la transparencia en la administración pública que depende del Organismo Ejecutivo le fue encomendada desde el principio del mandato a la vicepresidenta Roxana Baldetti, pero el primer grave error fue haber creado de forma ilegal una secretaría de transparencia, la cual fue anulada por resolución de la Corte de Constitucionalidad.
Posteriormente, el mandatario creo la comisión de transparencia y gobierno electrónico, pero su gestión en tres años se ha perdido entre constantes denuncias de corrupción.
¿Por qué es poco transparente?
El gobierno de OPM es percibido poco transparente por las denuncias de corrupción en contra de algunos de sus ministerios y secretarias, incluyendo la presidencia y vicepresidencia de la República. Estas denuncias están asociadas con figuras jurídicas vigentes, pero que su utilización se presta a maniobras o decisiones interesadas para contratar bienes y servicios para la administración pública. Algunos ejemplos:
-La concesión a oscuras de una parte de Puerto Quetzal
-Compras directas por excepción, o sea, sin concursos de cotización o de licitación.
-La mañosa construcción de la plaza 13 Baktún en la Terminal Aérea, la que finalmente suspendida por obvias razones.
-La utilización de ONGs para la ejecución de obras, por medio de ministerios y del sistema de consejos de desarrollo, regulación que quedó suspendida temporalmente por una resolución del pleno de la CC, proferida el día 8 de enero de 2015.
-Q.1,800 millones sin destino específico en el presupuesto 2015.
-Diputados oficialistas y otros funcionarios han sido señalados de diversas formas de abuso de poder, como pedir DIEZMO a trabajadores por contrato, o tráfico de influencias como la del diputado Gudy Rivera para presionar a una magistrada a resolver en favor de la secretaria general del PP, Roxana Baldetti.
-Otro caso de corrupción es el pedido encubierto de comisiones a los contratistas del Estado, incluyendo aquellos casos de la famosa deuda flotante, que fue legalizada por el Congreso.
Guatemala, 9 de enero de 2015 (modificado 10-01).

Comentarios

Te puede interesar

Contáctanos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *