Se reducen los bosques

Cinturón Verde: ¿paisaje o amenaza?
Foro público abordará el creciente deterioro de los cerros, bosques y montañas del Valle de Panchoy, que rodean la ciudad de La Antigua Guatemala. Se realizará el día martes 16 de julio de 2013, a partir de las 15 horas, en el Centro de Formación de la Cooperación Española.
---
Expositor: Edson Hernández, Instituto Geográfico Nacional.
Comentaristas: Edgar Ruiz Paredes, alcalde de Antigua Guatemala; Miguel López Barahona, presidente de Asociación de Alcaldes de Sacatepéquez; Rodrigo Gómez Chacón, Alcalde Auxiliar II de San Juan del Obispo, y Carlos Ruiz, delegado del Ministerio de Ambiente.
Moderador: Mario Antonio Godínez López, profesor/investigador, Facultad de Agronomía de la Universidad de San Carlos de Guatemala.
---
Los cerros, bosques y montañas constituyen patrimonio natural, y conforman una “unidad paisajística” con la ciudad, de conformidad con la exposición de motivos del Decreto 60-69 del Congreso de la República, que contiene la Ley de Protección de La Antigua Guatemala (1969).
Entre los recursos naturales figura el llamado cinturón verde se incluye la flora, la fauna, el agua y el suelo[1]. Aquí se advierte la poca importancia que históricamente se le ha dado al recurso suelo y su organización dentro del territorio, lo cual ha provocado un uso inadecuado del suelo. 
Un paso relevante fue la aprobación del Plan y Reglamento de Ordenamiento Territorial (R-POT)[2], en el cual se clasifican áreas urbanizables, NO urbanizables y de Reservas, en el territorio del municipio, así como los criterios y manejo apropiado de éstas, en función de un desarrollo integral y armónico. Precisamente dentro del área NO urbanizable están los cerros, bosques y montañas del cinturón verde. También son terrenos NO urbanizables las riberas de los ríos (Pensativo, Guacalate y Santa María), así como zanjones que atraviesan el municipio. 
El deterioro que sufre el cinturón verde también constituyó tema de análisis durante el Congreso para la Conservación y Desarrollo de La Antigua Guatemala[3], donde se puso de manifiesto la conveniencia de crear una autoridad para el manejo de la cuenca del Alto Guacalate (como la que funciona para el Lago de Amatitlán). Asimismo, se planteó la creación de una mancomunidad de municipios que integran el Valle de Panchoy.
Es necesario contar con normas legislativas y reglamentarias para conservar la ciudad patrimonio mundial y su entorno natural (cinturón verde), porque de lo contrario, “en lugar de desarrollo habrá retroceso”, como afirma Arturo Taracena Arriola en un estudio[4], de 2005, donde además plantea que se debe formular una planificación participativa y consensuada para alcanzar los resultados deseados.


[1] Documento preparado por la Comisión de Urbanismo, una de las ocho comisiones del Congreso de Conservación y Desarrollo de Antigua Guatemala, julio de 2010. Dicha comisión fue coordinada por el Arq. Adalberto Rodas.
[2] Aprobado por el Concejo Municipal el 4 de marzo de 2008 y publicado en el diario oficial el 3 de abril del mismo año. La comuna antigüeña tiene una gran responsabilidad en asegurar el cumplimiento de estas normas.
[3] Fue celebrado del 28 al 30 de julio de 2010, con la participación de representantes del gobierno central, gobierno municipal, sociedad civil y empresarios locales. Dos mesas se ocuparon de la transformación del uso del suelo:  Urbanismo y Ambiente.
[4] La Antigua Guatemala y el Valle de Panchoy: retos y oportunidades para su preservación y desarrollo, MOMENTO, Año 20, No. 3, Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), Guatemala, 2005.

Notas de interés